Remita información para difundir en nuestro blog Padres Ayudando a Padres: Inclusión escolar, ¿existe verdaderamente?

Inclusión escolar, ¿existe verdaderamente?

En épocas en que se habla mucho acerca del decenio por los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad en América y del decenio de las personas con discapacidad en el Perú, cuando se comenta acerca de la igualdad entre los seres humanos, existe aún un tema apenas difundido por los medios de comunicación y, que es necesario comentarlo, es la inclusión escolar, primeramente déjenme decirles que el término discapacidad personalmente es una definición mal empleada porque aquellas personas son las más capaces, inteligentes y creativas que conozco y sigo conociendo en mi vida.
Pero bueno pues, la Ley de la Persona con Discapacidad en nuestro país, explica algunos compromisos y responsabilidades que se deben cumplir pero que no siempre se ponen en práctica como es el caso de que nuestros hijos se integren en centros educativos regulares.
Les contaré mi experiencia, hace tres años decidí que Héctor, mi hijo, debería estar incluido en algún centro educativo inicial porque siempre ha demostrado, demuestra diariamente, sus ganas de aprender muchas cosas, ya sea intelectuales como otras habilidades.
No saben la cantidad de “nidos” que conocí por mi barrio (en San Juan de Lurigancho), y en todos me decían muy sueltos de huesos no señora, el niño no sabe pedir, no sabe hablar, no mide el peligro, no tenemos una persona que esté a su lado todo el día.
Pero esa no era la respuesta que quería escuchar, jamás se pusieron a observar sus habilidades (tema que me enseñaron a descubrir en el Centro Ann Sullivan del Perú) donde actualmente estudia mi hijo.
Jamás le hicieron una evaluación acerca de su nivel intelectual y de aprestamiento. El que arriesga no gana, dice un dicho popular y eso es lo que les falta a muchos profesionales de la educación, arriesgar por nuestros hijos, arriesgar en aceptar a un niño, a un joven con capacidades diferentes y demostrarse ellos mismos que son buenos haciendo su trabajo.
Leyendo la Ley de la Persona con Discapacidad –de la cual muchos políticos se llenan la boca hablando pero que en realidad ni saben lo que dice en su contenido- en varios de sus acápites señala: Los Centro Educativos Regulares y Centros Educativos Especiales contemplarán dentro de su proyecto curricular, las necesarias adaptaciones curriculares que permitan dar una respuesta educativa pertinente a la diversidad de alumnos incluyendo a niños y jóvenes con necesidades educativas especiales. El ministerio de educación formulará las directivas del caso. (Capítulo V, Artículo 22, Directivas y adaptaciones curriculares).
No es más que letra muerta, sí existen algunos centros educativos regulares que tienen en sus aulas a personas con capacidades diferentes y desde acá los felicito a sus familias y a los directores, pero este tema tiene y debe masificarse.
Continúo con la Ley: La educación de la persona con discapacidad está dirigida a su integración e inclusión social, económica, y cultural con este fin, los centros educativos regulares y especiales deberán incorporar a las personas con discapacidad tomando en cuenta la naturaleza de la discapacidad las aptitudes de la persona, así como las posibilidades e intereses individuales y/o familiares. (Art. 23, Orientación de la educación).
Atentos a esto: No podrá negarse el acceso a un centro educativo por razones de discapacidad física, sensorial o mental, ni tampoco ser retirada o expulsada por este motivo. Es nulo todo acto que basado en motivos discriminatorios afecte de cualquier manera la educación de una persona con discapacidad.
Entonces qué esperan los directores y maestros de los centros educativos regulares para poner en marcha lo que se viene diciendo hace casi 10 años. Porque esta ley no es reciente data de hace mucho tiempo (1998).
Los maestros dicen, la norma no obliga a ningún colegio aceptar a una persona con capacidades diferentes en aulas regulares. ¿Entonces de qué estamos hablando? Todo esto es letra muerta. ¿Por qué limitar a nuestros hijos a estudiar, aprender, a enseñarle a que sigan adelante? Es una pregunta que la dejo en el aire.
¿Qué nos espera a nosotros los padres de familia? Seguir lidiando con maestros, profesores, auxiliares... que no toman conciencia de la importancia y la necesidad de educación de nuestros hijos.
Existe dentro del Conadis un representante del Ministerio de Educación, pero esto en la práctica y los hechos no parece porque se sigue pisoteando la ley de la persona con discapacidad acerca del tema inclusión escolar. ¿De qué nos sirve que nuestros hijos tengan un carné del Conadis? ¿Solo para que paguen el 50 por ciento en eventos auspiciados por el INC y el IPD? ¿Qué nos espera en el futuro? Saque sus propias conclusiones.
Es necesario resaltar la gran labor que hace el Centro Ann Sullivan en este tema que cuenta con muchos de sus alumnos incluidos en centros educativos regulares, que sería largo mencionarlos, pero que han apostado por las personas con capacidades diferentes y les han demostrado en la práctica que son personas intelectualmente brillantes, en los niveles inicial, primaria y secundaria y eso es rescatable.

Isabel Salgado Amado
taskichiyperu@yahoo.com

1 comentario:

Luis dijo...

Interesante, sabemos que la inclusión está dentro de tantas cosas pendientes de este país.